Este mando de PS5 esconde una consola retro y portátil

Este mando de PS5 esconde una consola retro y portátil

Pedro Santamaría

A pesar de parecer un mando de PS5 creemos que es evidente cuál es la principal diferencia respecto al de Sony y por qué te recuerda tanto a la portátil de Nintendo. Exacto, con una pantalla y esos colores azul y rojo, este gamepad es capaz de jugar a juegos de GameBoy, MAME y alguno que otro más que te sorprenderá.

Una consola portátil por sólo 20 euros

Si la primera imagen te ha llamado la atención, atento cuando conozcas el precio de este particular mando o consola portátil: 20 euros. Ese es aproximadamente el precio que tiene esta propuesta que puedes encontrar en algunas tiendas online y que promete poder disfrutar de juegos de GameBoy y alguna que otra recreativa gracias a un hardware cuyo único punto débil parece ser la resistencia.

No obstante, un repaso rápido a lo que ofrece este curioso gamepad con forma de control de juegos para la última consola de Sony, la PS5. ¿Por donde empezamos? Bueno, por el diseño que es lo más rápido y fácil pues es uno que ya conocemos bastante bien.

La forma es la de un mando de PS5, tanto por la cruceta de controlo como las palancas analógicas como la propia sujeción y gatillos. Se ve que sus creadores no se han complicado mucho y la única gran diferencia está en que ya no hay una zona con un Touchpad sino una pantalla que será la que permita visualizar los diferentes juegos como portátil que es.

Esta pantalla ofrece una diagonal de 2,8 pulgadas y queda perfectamente integrada en el propio mando. Puede que comparada con una Nintendo Switch o incluso las anteriores Nintendo 3DS, GameBoy, etc., no sea lo más idóneo para llevar de un lado a otro, pero como experiencia de juego seguro que sí es más cómoda.

Pasando al hardware, potencia y posibilidades hay que decir que no esperes un sistema de emulación super avanzado, aunque gracias a cómo han mejorado en rendimiento muchos componentes actuales, sí que es cierto que podrás disfrutar de títulos muy atractivos de plataformas como GameBoy o los cientos y cientos existentes para recreativas que disfrutarías gracias a MAME.

En cuestión de autonomía, el mando incluye una batería de 800 mAh. Gracias a esta todo apunta a que se podría estar jugando durante largos periodos sin muchas preocupaciones de quedarnos tirados a mitad de partida. Aún así, esta batería se carga a través de un conector USB C que siempre es una gran noticia, más ahora que es la conexión habitual en casi todos los dispositivos móviles que solemos usar a diario.

Por último, los juegos se cargan en una tarjeta micro SD que se introduce en el lector que incluye la propia portátil. Ah, incluye una salida de vídeo y audio para poder conectarla a un televisor y disfrutar de los juegos en una pantalla más grande.

El único y gran inconveniente: la calidad de los materiales

En este vídeo publicado por Retro Dodo y en el cual se puede ver la singular propuesta en acción queda claro cuál es el gran problema: la calidad de los materiales y construcción. Aunque por un coste de 20 euros lo cierto es que no se puede pedir mucho más. Porque un mando de tercero para PS5 cuesta eso más o menos e incluso un poco más.

A pesar de todo, de la resistencia del mismo y de la calidad de la pantalla, la verdad es que si buscabas una portátil para emular juegos retros, parece que esta opción podría ser muy interesante. Claro que nosotros nos quedamos mejor con una GPi Case, aunque hay muchas más consolas retro y portátiles interesantes.